lunes, 10 de septiembre de 2007

Liderazgo gracias a tu voz

Sólo unos pocos individuos son capaces de combinar palabras y sentimientos de una manera casi milagrosa.

Preferiría escuchar a Martín Luther King leyendo las páginas blancas de Filadelfia en voz alta que escuchar a prácticamente cualquier ejecutivo estadounidense pronunciando el típico discurso de Tengo un sueño.

El primer objetivo de un conferenciante es darse cuenta de cuál es su público objetivo, bien sea algunos clientes potenciales sentados alrededor de una mesa o una convención de miles de personas.

Los mejores comunicadores han comprendido que hablar en público no es un espectáculo; se trata de conectar con los otros.

Uno de los mejores trucos son las pausas, otro es mantener el contacto visual con los miembros de la audiencia, incluso si se trata de una sala muy grande; establecer una relación informal caminando en frente del podio en lugar de permanecer inerte detrás del mismo; y variar el tono y ritmo de la voz.

Pero el mejor consejo para hablar en público es: DI ALGO INTELIGENTE, NO DIGAS MÁS DE LO MISMO NI HABLES POR HABLAR.

1 comentario:

Carolus dijo...

No deberías leer esto...

Retorcidamente maquiavélico. Entra y verás, ya me dirás como te funciona:
http://www.personal.able.es/cm.perez/Extracto_de_EL_ARTE_DE_LA_VENTAJA.pdf
http://www.librosenred.com/masvendidos.asp